Las mejores gafas de buceo

Con el verano a la vuelta de la esquina, ni que decir tiene que las ganas de pegarse un chapuzón y, por qué no, sumergirse hasta las profundidades del agua (ya sea en una piscina o en la playa) van en aumento.

Los distintos lugares en los que se pueden emplear unas gafas de buceo: una piscina, una playa, un río, un lago… hace que el consumidor tenga que prestar mucha atención a detalles del producto que compra, como puede ser el tamaño de los cristales y de la montura, el material con el que se ha fabricado, si al probarlas le aprietan, etcétera.

El buceo puede ser una actividad apasionante si se lleva a cabo con los recursos adecuados, pero una auténtica pesadilla si no se practica con el equipamiento adecuado. No se bucea todos los días y cuando se haga hay que exprimir y disfrutar la experiencia al máximo.

¿Cuáles son las mejores gafas de buceo de 2021?

En primer lugar presentamos unas gafas de buceo con un tamaño ideal para los peques. La capa exterior de las gafas está diseñada con un plástico de policarbonato que la convierte en una opción resistente y duradera.

Por otro lado, la capa interna de las gafas es de silicona. Esta capa es suave y elástica. Entre sus prestaciones encontramos un espejo transparente de PC, para que puedas observar el mundo submarino con total claridad.

Una opción muy sencilla de usar enfocada especialmente a los niños. Su diseño avanzado impide que el agua fluya por el tubo hacia la boca, con lo cual los días de tragar agua salada han terminado.

En segundo lugar tenemos este ejemplar de la reconocida marca italiana Cressi. Se destaca por ofrecer un extraordinario confort gracias a estar fabricada en silicona High Seal.

Las gafas presentan dos tipos de silicona que se diferencian en su densidad. De esta forma, las gafas logran una mayor estabilidad en comparación con otras opciones del mercado. Como si fuera poco, las gafas no dejan ninguna marca sobre la epidermis.

Entre sus otras prestaciones encontramos los vidrios inclinados con forma de gota invertida, un diseño avanzado que aumenta el confort y logra aumentar en un 25% la visibilidad del usuario.

Si estás con el presupuesto ajustado estas pueden ser las mejores gafas de buceo para tus vacaciones. Así es, esta oferta de Intex incluye tanto las gafas como el tubo dentro su set Reef Rider.

Entre sus prestaciones encontramos lentes de policarbonato y una ventana doble. Las gafas están recubiertas de silicona y cuentan con hebillas de goma termoplástica. El tubo alcanza los 41 cm de altura y cuenta con 3 cm de diámetro. Todas las piezas son hipoalergénicas.

Una opción para niños mayores de 8 años y adultos.

Si buscas una opción cómoda y liviana estas son las mejores gafas de buceo para ti. Al presentar un peso, volumen, y tamaño reducidos logran facilitar el proceso de vaciado de agua.

Entre sus prestaciones podemos mencionar un facial de silicona que se ensambla directamente sobre el cristal. Gracias a esto podrás tener una visibilidad clara en todas las direcciones.

Con las gafas Cressi F1 olvídate de las clásicas presiones en la frente o las molestias en la parte superior de la nariz. Por último las hebillas cuentan con un sistema de anclaje ubicado en la montura, con el objetivo de evitar la deformación del facial de silicona. Un diseño novedoso enfocado en el confort del usario.

En quinto lugar presentamos las máscaras de buceo de Hovnee. Estas presentan una cubierta protectora que puedes desmontar facilmente cada vez que quieras hacerle una limpieza.

Entre sus prestaciones encontramos la vista amplia de 180 ° gracias a su diseño de espejo de arco. Este último ofrece un campo de visión más amplio que el puedes obtener con unas gafas de buceo clásicas. Cuenta con una capacidad de sellado envidiable y un adaptador para instalar tu cámara GoPro. Podrás grabar toda tu aventura submarina.

¿Cómo elegir unas gafas de buceo?

Material de la montura y de los cristales

Si se está más pendiente de que las gafas no aprieten antes que de disfrutar todo lo que hay alrededor mientras se bucea, hay un problema. Si se empañan los cristales durante el tiempo de buceo, hay un problema.

Por ello, hay que prestarle especial atención siempre en la descripción del producto al material del que están hechos los cristales tanto si nos encontramos ante las mejores gafas de buceo. Asimismo, se debe tener en cuenta, por ejemplo, que el vidrio templado tiende menos a empañarse que el plástico. De lo contrario, la visibilidad puede quedar reducida a lo mínimo posible. Además, es más resistente tanto a rayaduras como a que se rompa.

La montura debe permanecer rígida durante la inmersión y, si es posible, ser antialérgica. Materiales como la silicona son muy recomendables para evitar este tipo de problemas.

Compatibilidad con lentes

Es frecuente ver a bañistas que necesitan llevar siempre unas gafas o unas lentes de contacto , por miedo a que se les pierdan (en el caso de las lentillas) no bucean. Este hecho hace imprescindible que se especifique claramente, ya sea en las instrucciones o en la citada descripción, si esas gafas de buceo se pueden llevar a la par que unas lentillas, de tal forma que la visibilidad del consumidor no se vea damnificada.

El espacio disponible para la nariz

Sin respirar adecuadamente no se podrá disfrutar del placer que aporta el buceo como es debido. Es fundamental probarse, a ser posible, las gafas antes de comprarlas para saber con certeza si se puede llevar a cabo una respiración adecuada con la superficie que ocuparía nuestra nariz.

Criterios para comprar unas gafas de buceo:

  • Material del que están hechas
  • Precio
  • Comodidad

¿Cuánto dinero debo gastar en unas gafas de buceo?

Dependiendo del uso que se le vaya a dar, para quién estén diseñadas y los accesorios que incluyan, se pueden encontrar gafas de buceo muy económicas por precios inferiores a los 15 € en el caso de las infantiles. Por el contrario, si se buscan unas gafas más sofisticadas el precio puede subir hasta alrededor de 70 €.

¿Cuáles son las mejores marcas de gafas de buceo?

Las marcas Cressi y Mares X-Vu son dos de las punteras en el mercado. La primera ofrece modelos en los que la correa está unida al faldón, detalle que favorece a la flexibilidad y limita las fugas evitando que se cuele agua de esta manera, además de otros que carecen de marco y por ello proporcionan un amplio campo de visión.

En lo que respecta a la segunda, pone a disposición del usuario productos que se adaptan a cualquier tipo de rostro con faldones de silicona suaves y flexibles que no dejan marcas en la cara, así como bandas pequeñas en la nariz para reducir el contacto y la presión en las zonas de alrededor.

¿Qué son unas gafas de buceo y para qué sirven?

Unas gafas de buceo son un utensilio que, como su propio nombre indica, se emplean para la práctica de buceo con el propósito de observar lo que hay y lo que ocurre en zonas marítimas profundas por lo general. Consta de uno o dos cristales y una correa que rodea a la cabeza para su correcta colocación.

¿Qué ventajas tienen unas gafas de buceo?

La razón de ser de unas gafas de buceo se encuentra en proporcionar la mejor visiblidad posible al usuario cuando se sumerge en el agua para que, a su vez, pueda disfrutar de la experiencia de bucear al máximo.

¿Qué tipos de gafas de buceo hay?

  • Cristal único: aportan más campo de visión y no molestan en la zona de la nariz.
  • Con dos cristales: tiene mayor variedad, proporcionan una visión más nítida al agarrarse y acercarse mejor a la cara y permiten usar critales graduados con las dioptrías concretas de cada ojo.
  • Campo de visión empleado: aumentan el campo de visión, independientemente de cuántos cristales tengan, pero a su vez facilitan la entrada de más aire en las gafas, lo que puede provocar pérdida de visibilidad.
  • Frameless: no tienen marco, dan comodidad, ligeras y espaciosas. Sin embargo, no permiten usar cristales graduados.
  • Data mask: quizá sean las más modernas ya que vienen con ordenador de buceo y pantalla LCD, lo que permite controlar varios aspectos al bajar la mirada.

Cómo cuidar tus gafas de buceo correctamente

Limpieza de los cristales

La visión es fundamental en el buceo y, de no cuidar el instrumento que la proporciona es muy complicado continuar la práctica de esta actividad tan apasionante. Aunque te parezca difícil de creer, el interior de los cristales de unas gafas de buceo se pueden limpiar con la saliva que produces masajeandola por la superficie. Si no quieres optar por este recurso, también puedes hacerlo con champús para niños que no produzcan irritaciones en los ojos.

Si te adentras en terrenos más complejos, puedes adquirir líquidos antivaho para que ningún imprevisto te pare durante tu inmersión. Precisamente, frente al vaho puedes emplear un gajo de patata frotándolo sobre las gafas y a bucear.

Quitarse las gafas con delicadeza

Tras un arduo día de buceo, se puede cometer inconscientemente el error de quitarse las gafas de forma brusca sin pensar en los daños que se pueden ocasionar en la tira.

Para evitar males mayores, es conveniente poner los dedos pulgares encima de la tira a ambos lados de la cabeza y deslizarlos posteriormente hacia atrás. Finalmente, hay que tirar de la banda de tal forma que se mueva desde la parte posterior de la cabeza hacia adelante.

Dicho todo esto, es hora de que elijas las mejores gafas de buceo que se adaptan a ti, lánzate a la aventura de las profundidades y siéntete como auténtico pez en el agua.