¿Cuál es el mejor termómetro de bebé del mercado?

La vida de un padre y de una madre no está exenta de dificultades, ya que cuidar de una personita implica también estar pendiente de cualquier cosa que les pueda pasar. Como cualquier otra persona, un bebé puede resfriarse, constiparse y tener fiebre. Por ello, es importante tener a disposición un termómetro para él o ella y detectar a tiempo qué es lo que le está haciendo pasarlo mal.

Para que salgas airoso/a de esta indeseable situación, en Shoptize hemos elaborado un top 5 para que averigües cuál es el mejor termómetro de bebé que puedes adquirir.

¿Cuál es el mejor termómetro de bebé 2020? Los 5 mejores del mercado

Este producto se dota de una tecnología de medición de termistor altamente sensible y su precisión llega a +- 0,1 ° C, incluso si hay un cambio de temperatura corporal se puede medir. En cuanto a los métodos de medición, se puede colocar tanto en la cavidad bucal como en la axila.

Por otra parte, incluye pantalla LCD de cristal líquido que sirve para leer la temperatura corporal registrada y su estructura es resistente al agua y se puede lavar y desinfectar con alcohol, agua o solventes neutros.

A diferencia del primer modelo analizado, no necesita del contacto físico con el pequeño para tomarle la temperatura gracias a su fabricación con la tecnología de infrarrojos más novedosa. En un abrir y cerrar de ojos se verá la temperatura corporal ya que tan sólo hay que apretar un botón para averiguarla y un margen de error mínimo de +- 0,2 ° C.

Sus luces de iluminación de fondo son el instrumento que emplea el sistema de identificación de fiebre que incorpora: si se pone en verde es que la temperatura es normal, si lo hace en naranja significa fiebre leve y el rojo fiebre alta. También tiene un sistema de alarma para la fiebre alta que se puede activar y desactivar sin problema.

Finalmente, su pantalla LED HD muestra la temperatura medida y consta de una memoria de 32 mediciones anteriores, lo que le hace útil para análisis y comparación individual o de varias personas. Sin duda que puede ser el mejor termómetro de bebé que se puede encontrar.

Además de la temperatura corporal, este termómetro también mide la temperatura de objetos y de habitaciones, por ejemplo puede medir la temperatura de la leche y el agua que toma el pequeño y, además, sin necesidad de establecer contacto físico merced a su tecnología de infrarrojos.

Tarda tan sólo un segundo con un rango de precisión que oscila entre +- 0,5 y 1° C y puede presumir de mucha memoria ya que puede almacenar 99 conjuntos de datos de temperatura medidos, lo que le puede ayudar a rastrear los cambios en la temperatura corporal. Tras 15 segundos sin hacer nada el termómetro se apagará automáticamente.

También presenta un sistema de retroiluminación que permite adoptar a la pantalla un color en función de la temperatura: verde cuando es inferior a 37,5 ° C, cuando oscila entre esta y 37,9 ° C se pone naranja y cuando supera los 38 ° C se pone roja con 6 pitidos durante 7 segundos.

El cuarto protagonista de esta entrada es apto para todas las edades, por lo que también los padres podrán tomarse la temperatura. En un tiempo de 8 segundos proporciona la medición exacta de temperatura y basta con presionar el botón debajo del brazo o en su boca para obtenerla.

Hay que indicar que su punta impermeable es segura para enjuagarse con agua y desinfectar con alcohol medicinal tras usarlo. Al igual que los anteriores, tiene función de apagado automático en caso de permanecer varios segundos sin usarse.

El hecho de que se haya sometido a pruebas clínicas le avala enormemente y en tan sólo un segundo es capaz de proporcionar la temperatura con un margen de error de +- 0,1 ° C, tanto corporal como ambiental ya que su uso se extiende a habitaciones y objetos. Y eso no es todo porque también puede emplearse con mascotas.

Su pantalla LED permite una visión clara en condiciones de escasa luminosidad e incluye un sistema de alarma por fiebre.

Cómo elegir un termómetro de bebé

1. Precisión

Cuanto menor sea el margen de error a la hora de medir mucha más certeza tendrá el usuario sobre lo que le pasa.

2. Tecnología empleada

Este parámetro depende de si el usuario tiene reparos en contactar físicamente con el bebé o no, ya que dependiendo de la enfermedad que pueda tener (si es el caso) puede contagiarle.

¿Qué es un termómetro de bebé y para qué sirve?

Un termómetro de bebé es un utensilio que sirve para medir la temperatura corporal de un bebé, ya sea estableciendo contacto físico entre él y una parte de su cuerpo, como la boca o la axila, o simplemente tomando cierta distancia gracias a una tecnología de infrarrojos.

¿Qué ventajas tiene?

La ventaja más importante de este producto es la rapidez con la que mide la temperatura corporal, lo que a su vez ayuda a detectar posibles enfermedades, así como su precisión para que el resultado tenga plena veracidad.

¿Cuánto debo pagar?

Por menos de 10 € se puede adquirir un termómetro suficientemente eficiente para cuidar de tu hijo/a a las mil maravillas. No obstante, si se desea un producto con muchas más prestaciones el precio se puede ir hasta los 40 €.

¿Cuáles son las mejores marcas de termómetro de bebé?

Intey y Metene son de las marcas más punteras de este producto. La primera comercializa termómetros muy eficientes merced a su precisión, con un margen de error de apenas 0,1 ° C, y la gran duración de su batería; con indicadores cuando se encuentra bajo mínimos. La segunda posee modelos de gran memoria que pueden almacenar más de 15 temperaturas, algunos incluso cuentan con el llamado modo dúo, que permite medir la temperatura tanto a través de la frente (en el caso de los infrarrojos) como del oído.

¿Qué tipos de termómetros de bebé existen?

Rectal digital

Mide la temperatura corporal a través del ano, muy preciso y adecuado para recién nacidos ya que no causa molestias ni dolores.

Digital infrarrojo

Es el más novedoso y es conocido como “termómetro de frente”. Se sirve de un escáner infrarrojo para medir la temperatura sin establecer contacto con la piel. Muy empleado en hospitales por su seguridad e higiene.

Digital multipropósito

Emplea un sensor ubicado en la punta metálica y se puede usar por vía oral, rectal o axilar.

Digital de oído

También llamado de tímpano, emplea rayos infrarrojos y es apto para bebés a partir de 6 meses.

Oral digital

Se pone debajo de la lengua y la temperatura se mide con la punta del termómetro.

Digital de axila

Se coloca debajo de los brazos, aunque no es tan preciso como el rectal y el infrarrojo para frente y oído pero sí es fiable.

Digital inteligente

Desarrollado para interactuar con sistemas operativos de teléfonos, tabletas y demás dispositivos. Algunos incluyen una banda para ponerlo en el brazo y la lectura se hace como con uno convencional. Se conecta a una Wifi y manda la información al teléfono de la persona.

¿Cómo debo cuidar mi termómetro de bebé?

La mejor forma de extender su vida útil es, por un lado, mantenerlo apagado cuando no haga falta usarlo para que, si es el caso, dure más su batería y, por otro, limpiarlo con alcohol y agua si es de los que requiere contacto físico para realizar su función correctamente.

Hasta aquí esta entrada para descubrir cuál es el mejor termómetro de bebé que hay, ahora tienes la oportunidad de dotar a tu pequeño/a el que mejor se adapte a vuestras circunstancias.